Operación “Serpiente Gótica” Mogadiscio Somalia 03 de octubre de 1993 – La Caída del Halcón Negro Parte 2

La Operación

Las palas se aproximaron desde el norte golpeando el aire, agitando grandes nubes de polvo que pronto oscurecieron el blanco brillo del Hotel Olimpic, a 50 yardas del edificio objetivo sobre la calle Hiwadag. Helicópteros AH-6, transportando a sus costados, en asientos diseñados especialmente para tal fin, a cuatro miembros de la Fuerza Delta (por cada aparato), aterrizaron por un par de segundos para permitir el descenso de los soldados, que corrieron hacía el portón lateral del complejo.

Ahmed Warsame acababa de finalizar sus oraciones vespertinas cuando escuchó los helicópteros. El economista de 44 años y educado en Italia, se paró apresuradamente y observó a través de la ventana del segundo piso. Los otros somalíes que estaban en la habitación (todos leales seguidores del líder de las milicias somalíes Mohamed Farrah Aideed), se abalanzaron en pánico sobre la ventana y luego escaleras abajo, hasta que los soldados que se aproximaban los hicieron retroceder. Eran las 15,40 hs del 03 de Octubre de 1993.

En quince minutos, el asalto había concluido. Veinte comandos de la Fuerza Delta con chalecos antibalas negros recorrieron los cuartos gritando ordenes y reuniendo a los somalíes con las culatas de sus fusiles.

Un comando apresó a Warsame, obligándolo a colocarse boca abajo sobre el piso de mosaicos verdes y ató sus manos a su espalda con esposas de plástico. Empujado escaleras abajo, Warsame fue agrupado con otros 28 cautivos en un patio, en proximidades de un raquítico árbol de papayas.

Un soldado Delta habló por su radio, dando la palabra código que indicaba que todos los prisioneros estaban seguros: "Laurie" (las palabras clave llevaban nombre de mujer, por ejemplo la que marcaba el inicio de la operación era "Irene"). Los americanos estaban listos para partir. La misión, cuyo propósito era dar un golpe definitivo en la campaña militar contra Aideed que llevaban a cabo desde hacía cuatro meses las Fuerzas de UN lideradas por EEUU, estaba casi terminada.

Sin embargo la situación estaba a punto de cambiar. Otras quince horas tendrían que pasar antes de que la FT Ranger pudiera estar a salvo. Para ese momento 19 soldados estadounidenses estarían muertos y otros 95 heridos, en un furioso combate contra los hombres de Aideed. Las bajas somalíes, incluyendo civiles, estarían cerca de las 1000. El público americano que desconocía que su país estuviera en guerra, clamaba por una explicación.

El presidente Clinton pronto abandono la cacería de Aideed y sus hombres y anunció el retiro de las fuerzas americanas para marzo.

Un análisis detallado de la operación, sugiere que virtualmente todos los comandantes estadounidenses subestimaron el poder de fuego de los somalíes, particularmente el número de lanzacohetes (RPG-2 y RPG-7) que había acumulado y la amenaza que ellos representaban para los helicópteros.

Puede haberse pedido demasiado de las Operaciones Especiales de los EEUU, las cuales en virtud de su naturaleza secreta, pueden ser empleadas sin alarmar indebidamente a la nación. Y la expedición a Somalia demostró nuevamente la dificultad de encontrar a un individuo en particular (Aideed) que no quiere ser encontrado, aún cuando el aparato de inteligencia militar más sofisticado del mundo sea puesto a trabajar.

La batalla de los días 3 y 4 de octubre es un relato de cálculos erróneos, mala suerte y valor personal extraordinario por parte de quienes combatieron. Esas 15 horas contienen el combate de infantería de EEUU más intenso desde Vietnam, con consecuencias que alteraron la política estadounidense hacia Somalia y que van a modelar el envolvimiento de los EEUU en futuros problemas en el extranjero, ya sea bajo un mandato de las UN o de alguna otra manera. Aunque la batalla se desarrolló en el curso de una tarde y una muy larga noche de octubre, las semillas fatales habían sido plantadas meses antes al comienzo del verano.

De la Operación Sulfuro Cáustico a Serpiente Gótica

La Fuerza Delta fue alertada para comenzar sus preparativos para una misión en Somalia poco después de la emboscada del 5 de junio, que ocasionó la muerte de 24 soldados de la UN y la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de aprehender a los responsables. El 17 de junio, las fuerzas de la ONU en Somalia emitieron una orden de arresto para el principal sospechoso, el líder de las milicias rebeldes Mohamed Farrah Aideed, quien optó por la clandestinidad.

La orden preparatoria a la Fuerza Delta, fue enviada por el Grl William Garrison, Comandante Conjunto de Operaciones Especiales ubicado en Fort Bragg, Carolina del Norte, después de consultas con el Grl Wayne Dovilning, Comandante de todas las Operaciones Especiales de los EEUU, y el Grl Joseph Hoare, cuyo Comando Central era responsable de las fuerzas estadounidenses en Somalia.

El plan inicial de la Fuerza Delta, cuyo nombre código era Sulfuro Cáustico, requería de una fuerza relativamente pequeña de 50 comandos, para ser desplegada a Mogadiscio en un solo avión de transporte C-141. A medida que el verano avanzaba, sin embargo, Aideed se mantenía libre y continuaba atacando a las fuerzas de paz de ONU con su cada vez más agresiva y bien armada milicia Alianza Nacional Somalí. El esquema de Delta se amplió.

Para agosto, en un plan llamado en código Serpiente Gótica, la fuerza propuesta incluía 130 comandos del Escuadrón "C" de la Fuerza Delta, una Compañía de Rangers y 16 helicópteros de la Unidad 160 (Cazadores de la Noche), la fuerza de aviación para operaciones especiales del ejército. Después de la muerte de cuatro soldados americanos el 8 de agosto en Mogadiscio, estos 450 hombres (llamados selectivamente FT Ranger) fueron enviados a Somalia por Clinton. La participación de la Fuerza Delta seguía siendo clasificada.

La Fuerza Delta había sido formada en 1977 como la principal unidad antiterrorista de los EEUU, pero su existencia nunca ha sido reconocida oficialmente por el Pentágono.

Los tres escuadrones de la unidad contienen soldados extraordinariamente entrenados y equipados, que pasan incontables horas preparándose para liberar aviones capturados o embajadas cercadas, su equipo especializado incluye todo tipo de las más modernas armas portátiles, aumentando su letalidad en el campo de batalla. Delta ha trabajado frecuentemente con el 75 Regimiento de Rangers, una unidad de infantería excelentemente adiestrada para operar detrás de las líneas enemigas, y cuya herencia proviene de la guerra franco-india. Los Rangers y la Fuerza Delta han combatido juntos en Granada y Panamá, y durante la Guerra del Golfo de 1991, cuando subrepticiamente se infiltraron comandos en el oeste de Irak para cazar los lanzadores de misiles Scud que bombardeaban Israel. Garrison dejó secretamente Fort Bragg el 22 de agosto con un pequeño escalón adelantado y un plan para capturar a Aideed. La operación Serpiente Gótica estaba en marcha.

A medida que el resto de la FT comenzó a llegar a Mogadiscio a bordo de seis aviones C-5 el 26 de agosto, pronto comenzó a sentir frustración. Aideed no había sido visto desde el 28 de julio. Garrison creía que la clave para capturarlo era inteligencia actualizada activa provista por HUMINT. La CÍA tenía cerca de veinte agentes somalíes principales operando en la ciudad, junto con una amplia red de informantes menores. Sin embargo, la mayoría de los agentes parecía trabajar solo de día. Aparentemente temerosos de aventurarse en las peligrosas calles de Mogadiscio después de la puesta del sol, dichos agentes raramente proveían inteligencia activa durante la noche, cuando Delta prefería operar.

A pesar de las limitaciones en Inteligencia, la FT se puso a trabajar con ahínco en la tarea que tenía entre- manos. Los resultados de la media docena de misiones lanzadas antes del 3 de octubre (entre 30 y 45 operaciones más alcanzaron distintos grados de planeamiento antes de ser abortadas) estuvieron divididos.

El 29 de agosto, cuando la Fase 2 debía comenzar, un ataque con morteros hirió a cinco soldados de la FT que estaban en el aeropuerto. Garrison decidido a mantener la iniciativa y evitar que la mentalidad bunker afectara a la FT Ranger como lo había hecho con las tropas de la ONU. Llamó a la Central de Inteligencia de las Naciones Unidas en Mogadiscio y pidió su blanco número 1, donde Aideed haya sido visto de tanto en tanto.

A las 3 de la mañana del 30 de agosto Delta atacó sorpresivamente el blanco recomendado, la casa Lig-Ligato en la calle Lenin. Al encontrar dinero en efectivo, Khat y evidencia de una operación de mercado negro, fueron arrestadas 8 personas, solo para descubrirse que la casa era parte del Programa de Desarrollo de la ONU, un error que pronto estaba en los titulares periodísticos.

El 7 de septiembre, frustrado por la escasez de inteligencia útil, Garrison autorizó la Fase 3, ampliando la cacería para incluir a os blancos clase uno, como se denominaba a Aideed y sus seis lugartenientes. Un problema prosaico pero significativo para los comandos era distinguir un somalí de otro. En un momento los soldados estaban convencidos que Aideed estaba trabajando de mozo en el aeropuerto.

Este obstáculo contribuyó a otro vergonzoso episodio el 14 de septiembre. Los americanos no confiaban en el contingente italiano que estaba en Somalia. Conocedores de la historia colonial de Italia en el cuerno de África, las fuerzas de EEUU, sospechaban que los italianos colaboraban con al clan de Aideed como mínimo y, como peor, que proveían asistencia secreta a Aideed. Para mejorar las relaciones Garrison envió a su S-2 a la embajada de Italia para consultar con su contraparte italiano.

Cinco Rangers enviados como escolta de su S-2, divisaron un Land Rover marrón entrando al mediodía al complejo de la embajada. Un somalí salió del vehículo, observó a los americanos y huyó del lugar en el Land Rover junto con sus guardaespaldas. Los Rangers informaron rápidamente que habían visto a Aideed, algo que repitieron al llegar al aeropuerto y ser interrogados individualmente.

Un helicóptero de reconocimiento siguió al vehículo, Delta fue lanzada a los 22 minutos y a la 1300 de la tarde, el sospechoso y otras 38 personas fueron arrestadas, a pesar de haber concurrido a una casa en el norte de Mogadiscio, fuera del territorio controlado por Aideed en el sur de la ciudad. El sospechoso resultó ser Ahmed Jialo jefe de seguridad del antiguo dictador Mohamed Siad Barre y significativo aliado de la ONU.

Mohamed Farrah Aideed, líder del clan Habr Gidry de la milicia rebelde ANS, fue el blanco número uno de la FTRanger

Otras operaciones resultaron más exitosas, incluyendo la captura el 21 de septiembre, de Osman Atto, un lugarteniente clase 1 que era financiero de Aideed. Sospechando que algunos de los somalíes que trabajaban como contratistas de la ONU durante el día, trabajaban para Aideed durante la noche, la FT Ranger comenzó a obtener en septiembre la firma electrónica de las radios utilizadas para dirigir el fuego de morteros contra las fuerzas de ONU, así como el registro vocal de quienes dirigían el fuego. Los mismos registros fueron realizados de las radios y sus operadores utilizados por los contratistas en Mogadiscio.

En una operación sorpresiva a fines de septiembre, más de una docena de somalíes fueron arrestados sobre la base de esa evidencia electrónica.

Garrison y sus subordinados reconocieron que la velocidad era determinante para el éxito de Delta. En Fort Bragg, los planificadores de Delta asumieron que tendrían aproximadamente 50 minutos para reaccionar una vez que el vehículo sospechoso era visto moviéndose a través de la ciudad. Una vez en Mogadiscio, sin embargo, encontraron que el tiempo de reacción era mucho menor.

Consecuentemente cada misión era concebida con un molde básico: los comandos de Delta asaltarían el edificio objetivo, los Rangers rodearían el objetivo para dar seguridad y helicópteros sobrevolarían el objetivo para controlar las multitudes y proveer apoyo de fuego en caso de ser necesario. Se adaptaron algunas variaciones en un intento por mantener a las milicias de Aideed fuera de equilibrio, tal como lanzar algunas misiones durante la noche, mientras otras se lanzaban durante el día. La FT Ranger frecuentemente despachaba vuelos falsos desde el aeropuerto para engañar a los espías de Aideed.

Tales esfuerzos intentaban compensar la perdida de sorpresa estratégica, usualmente la estrategia más vital de Delta. A pesar de los intentos por variar las misiones, un patrón había sido establecido antes del 3 de octubre.

El Plan de Batalla Somalí

La milicia de la Alianza Nacional Somalí (SNA) de Aideed había desarrollado un patrón propio. El sur de Mogadiscio había sido dividido en 18 sectores militares, cada uno con un oficial a la orden en todo momento. Una red improvisada de radiocomunicaciones los unía a todos. Aunque la inteligencia de la ONU estimaba que Aideed tenía aproximadamente unos 1000 milicianos regulares, funcionarios de la SNA colocaban ese número cerca de los 12.000. Cientos de lanzacohetes RPG 2 y 7 habían sido almacenados en depósitos de armas.

El comandante táctico que supervisaría la batalla del 3 de octubre era un oficial de artillería de 45 años, alto, de bigotes, que había comandado una Brigada en el Ejército Somalí antes de sumarse con los suyos al rebelde de Aideed en 1991 durante la guerra civil, y llegar a convertirse en el segundo comandante de la Alta Comisión de la SNA para la defensa. El Cnl Sharif Asan Giumale había terminado el colegio secundario en Mogadiscio en 1969, concurrió a la Academia Militar soviética de Odessa durante tres años y recibió adiestramiento de posgrado en Italia en 1989. Vivía cerca del Hotel Olympic en la sección Wardigley de Mogadiscio.

Giumale había estudiado las operaciones de la FT Ranger con aprehensión. Si se les permitía operar sin oposición, estimaba, los americanos eventualmente capturarían a Aideed.

Reuniéndose frecuentemente con otros líderes milicianos y ocasionalmente con el mismo Aideed, Giumale trató de adaptar las lecciones aprendidas en los años de guerra entre clanes y en las extensas lecturas sobre insurgencias, particularmente las de América Latina. El concepto de Giumale era simple. La FT Ranger privilegiaba la velocidad, por lo tanto la milicia tenía que reaccionar más rápidamente. La mayor ventaja tecnológica americana (helicópteros y equipo de combate) tenía que ser neutralizada con fuego de barrera con lanzacohetes RPG. La fuerza atacante debía ser rodeada y su superior poder de fuego compensado con grandes números y persistencia masiva. Emboscadas y barricadas tratarían de impedir los refuerzos americanos.

Giumales sabía que las FFEE americanas se consideraban a sí mismas una élite, pero el creía que subestimaban a la milicia de la SNA. Grandes ventajas tanto tácticas como emocionales, pertenecían a quienes peleaban en su propio terreno. Los americanos habían desarrollado un cierto patrón, que él esperaba podía ser explotado.

"Si usted usa una táctica dos veces, no debe usarla una tercera", observaría más tarde el Cnl Alí Adem, uno de los comandantes subordinados de Giumale, "y los americanos habían hecho básicamente la misma cosa seis veces".

Sin embargo los americanos no se hacían ilusiones acerca del barrio alrededor del Hotel Olympic: "si nos metemos en el barrio del mercado Bakara" advirtió Garrison a sus hombres-a fines de septiembre, "no hay duda que ganaremos el combate, pero podemos perder la guerra".

A las 0100 horas de la tarde del 03 de octubre, un agente somalí informó que los lugartenientes de Aideed se encontrarían esa misma tarde cerca del Hotel. La reunión incluiría dos blancos clase uno: Ornar Salad Elmi y Mohamed Hassan Awale. Los planificadores de la FT Ranger abandonaron los partidos dominicales de volleyball para comenzar a controlar la misión. La dotación de un helicóptero de reconocimiento Hughes 530 observó con un lente telescópico cómo el agente señalaba el objetivo con una señal acordada previamente: el agente detuvo su automóvil, dejó la puerta abierta, levantó el capot, lo volvió a bajar y luego continuó su marcha.

Poco después de las 0300 de la tarde, Montgomery volvió de una visita al oeste de Somalia y encontró a un oficial de la FT Ranger esperando en el complejo de la ONU con un libro de fotografías aéreas y una descripción de la misión, Montgomery le dijo a Garrison: "eso es territorio enemigo, se un mal lugar".

Garrison sabía eso. Por primera vez había ordenado a sus helicópteros de ataque AH-6 llevar cohetes y ametralladoras y disparar sobre todos los tiradores somalíes que representaran una amenaza en lugar de darles una oportunidad de rendirse.

El Escuadrón C de la Delta Forcé y los Rangers se apilaron en sus helicópteros, solo para recibir una contraorden de regresar al hangar del aeropuerto. El informante somalí se había reunido con su oficial de control y le había confesado que había estado demasiado atemorizado cómo para parar su auto directamente enfrente del edificio correcto. El objetivo estaba en realidad a una cuadra al oeste, sobre la calle Hidawag. Los planificadores de Delta corrigieron sus cartas y 37 minutos más tarde reabordaban los helicópteros.

A las 0340 horas de la tarde, cuatro AH-6 descendieron velozmente en las calles alrededor del edificio. La nube d polvo era tan densa que los soldados de Delta montados sobre los estribos lanzaron sus cuerdas y comenzaron a descender , solo para descubrir que ya estaban sobre el terreno.

La acción en el objetivo se inicia con el descenso en Fast Rope del equipo de asalto en el techo, seguido del de la calle. El ingreso se realiza por dos puntos de brecha, ocupándose cada equipo de cuatro hombres de sus áreas operacionales, en total asaltan la casa cuatro equipos.

Uno de los ‘operarios’ relata la acción "…la velocidad era crítica, la casa llena de gente, las explosiones, el humo, los flashes de luz, aquellos adentro momentáneamente quedaron desorientados y aterrados… la experiencia dice que muchos se refugian en las esquinas… las manos dicen todo, si tiene un arma es hombre muerto…".

Mientras la tropas de Delta se introducían en el edificio, los Rangers descendían mediante la técnica de Fast-Rope desde sus UH-60 Halcón negro y establecían posiciones de bloqueo alrededor de las cuatro esquinas del complejo.

Un Ranger, el Cabo Todd Blackbum, aflojó su toma y cayó sobre la calle desde 13 metros. Herido críticamente y sangrando por la boca, requería evacuación inmediata. Aparte de esto, el asalto parecía perfecto.

Blackburn es evacuado hacia los vehículos, después de una larga discusión del jefe del equipo con el Cap Steele. Tres Hammer retoman el camino hacia el aeropuerto distante tres millas, recibiendo fuego en las calles y conduciendo en una zona de muerte. En esta acción pierden la vida dos Rangers y son heridos otros cinco, incluidos uno de los miembros de los Seal.

Las tropas de Delta reunieron a los prisioneros (incluyendo a Awale, Slad Elmi y a Amhed Warsame) en el patio, dado que las calles eran muy angostas para el aterrizaje de los Black Hawks, los americanos y los capturados (conocidos colectivamente cómo PC, por carga previa) serían retirados por un convoy de 12 vehículos, que habían comenzado a moverse desde el cartel de hamburguesas Olympic poco después de las 1600 horas.

Un oficial Delta habló por radio con el comandante del Escuadrón C, un Tcnl, que estaba observando desde el aire de un helicóptero de comando y control. "Creo que hemos atrapado a los tipos por los cuales nos envió. Estamos listos para irnos", dijo el oficial desde el patio.

Rápidamente se pueden ver grandes columnas de humo de cubiertas convocando a las milicias.

Se produce una falla de coordinación y pérdida de tiempo entre el elemento asalto que finalizó con la preparación de los prisioneros para la evacuación y el convoy que los tiene que recuperar. Ambos esperaban la señal del otro.

Pero casi inmediatamente otro llamado congeló a todos los que estaban escuchando. Desde la cabina del Black Hawk designado Super 6-1 llegó un penoso llamado del piloto: "Seis-Uno se cae, Seis-Uno se cae.

Black Hawk down (la Caída del Halcón Negro)

En el barrio golpeado por la guerra del sur de Mogadiscio que los somalíes sarcásticamente llaman Bosnia, el Cnl miliciano Alí Aden había terminado su almuerzo dominical del 03 de octubre y estaba descansando en la sombra con sus sección cuando una orden urgente se escuchó en la radio. Soldados americanos habían irrumpido en el Hotel Olympic y estaban a punto de llevarse a 24 prisioneros somalíes, incluyendo dos lugartenientes clave del fugitivo lider de las milicias Mohamed Farrah Aideed. Aden, de 41 años, que había sido oficial del Ejército Somalí, reunió a sus milicianos inmediatamente. "Refuerce el sector occidental", ordenó sus superior, el Cnl Giumale, que se había trasladado a un PC oculto a varios cientos de yardas del Hotel. "No permita que lleguen refuerzos al lugar donde está el enemigo".

Vestido para el combate en sandalias de cuero y jeans gastados, Aden ordenó a sus hombres tomar las armas, ordenó a dos oficiales modernos que permanecieran en el complejo cerca del Hospital Digfer para organizar emboscadas sobre las probables rutas de refuerzo desde las bases estadounidenses en el aeropuerto y la universidad. Luego él y otros cuarenta se apilaron en dos vehículos utilitarios destartalados y se encaminaron hacía el lugar donde se escuchaba un tiroteo una milla hacía el este.

Durante las próximas 15 horas, somalíes y americanos librarán una dura batalla que finalmente volcaría la marcha de la intervención de ONU en Somalia.

Los vehículos transportando a Aden y sus milicias bajaron la calle Fuerzas Armadas a toda velocidad antes de doblar en un pasaje de la calle Hidawag. La Sección desmontó y se dividió en seis grupos de seis y siete hombres cada uno, más la única mujer entre ellos. Aden sabía que la mayoría de los milicianos reanímalos tiradores, por lo que trató de distribuir al menos un verdadero tirador en cada grupo. Precipitándose a través de pasajes, ocultándose en las entradas de las casas y debajo de los árboles cuando divisaban un helicóptero sobre sus cabezas, los grupos se fueron acercando hasta que los americanos y sus vehículos alrededor del edificio de tres pisos estuvieron dentro de su alcance.

A medida que el combate se intensificaba, sintió que su confianza crecía. Este cerrado campo de combate, en la zona dominada por Aideed, era donde Aden había esperado combatir. Sabía que otras secciones de milicianos estarían aproximándose rápidamente desde el norte, el sur y el este. Los americanos no eran superhombres. En estas calles polvorientas, donde el combate estaba reducido a fusil contra fusil, ellos podían morir tan fácilmente como cualquiera de sus hombres.

Recuerden, había dicho a menudo Aden a su sección, un hombre, una bala. Una bala, o mejor dicho, un proyectil autopropulsado, ya se había llevado dos vidas americanas.

A las 1620 horas, cuarenta minutos después que el asalto comenzara, un proyectil de RPG-7 había averiado fatalmente al Black Hawk Super 6-1, que había estado orbitando sobre la zona. Girando fuera de control, el helicóptero tocó tierra con la nariz primero y se estrelló contra un callejón cerca del camino de la Libertad.

De la tripulación sobreviven la pareja de tiradores especiales y uno de los mecánicos.

Esta imagen del helicóptero siendo derribado es observada por algunos de los Rangers en tierra.

Finalmente el elemento asalto efectúa la conexión con el convoy. Los prisioneros son embarcados.

La fracción de CSAR desciende en Fast Rope en el lugar del accidente. Es en ese momento que el helicóptero recibe un impacto de un cohete de RPG que no llega a destruir el rotor de cola. El piloto del helicóptero espera a que todos los soldados abandonen la cuerda, exponiéndose a otra descarga, y luego retoma su vuelo hacia la base. Irónicamente el motor se apaga a treinta centímetros del suelo cuando estaba aterrizando en la base.

La mayoría de las fuerzas de asalto inician la marcha a pie hacia el lugar del derribo. Han pasado treinta y cinco minutos desde que se inició la operación.

La fracción de los Ranger se entremezcla con la de Delta mientras que marchan hacia el lugar del accidente, combatiendo en cada ventana, cada pasillo y cada esquina. En esta acción se producen muchas bajas entre muertos y heridos.

La formación se torna incontrolable para el Cap Steele, tan poco acostumbrado a que sus subordinados tengan iniciativa, tomen decisiones y trabajen en consecuencia.

Muchos de los Rangers prefieren seguir a los equipos de Delta que a su propio jefe de compañía.

Los Somalíes forman líneas de civiles permitiendo a los combatientes efectuar fuego por entre sus piernas o debajo de los brazos. A menudo utilizan a niños para que les refieran los blancos.

Mientras algunas fuerzas se desplazan a pie, algunos lo hacen en el convoy, el que va por otras calles y termina perdiendo su rumbo. En su derrotero por la ciudad es literalmente acribillado por RPG y armas automáticas, transformándose en una verdadera masacre. Lo irónico es que en dos horas pasaron cerca de lugar de Super Seis Uno en dos oportunidades y que algunos de los integrantes del convoy vieron el lugar, pero como la información hacia donde iban no fue diseminada el objetivo no fue alcanzado.

Uno de los Ranger en los vehículos describe sus sentimiento " … De pronto está en el mayor de los terrores y abrupta e inexplicablemente desapareció, dejé de preocuparme por mí, mi vida ya no tenía más importancia, todo lo que me preocupaba eran mis compañeros, que ellos no fuesen heridos, que ellos no resultaran muertos…"

El convoy era dirigido hacia su destino por helicópteros de observación. Pero existía el gran problema de que lo hacían a través de la red de fuego y no disponían de contacto directo convoy-aeronave, por lo tanto las indicaciones llegaban tarde a los conductores. Tres Hammer y un camión fueron puestos fuera de combate por RGP.

A las cmco y cuarenta el convoy es enviado nuevamente hacia el aeropuerto al ver la cantidad de bajas sufridas.

En esta acción de los setenta y cinco (entre prisioneros y soldados) la mitad había recibido impactos de bala o de esquirlas y ocho estaban muertos.

En tanto, otro MH-60 era derribado al sur del objetivo, éste es Super Seis Cuatro. De su tripulación sobreviven el piloto (con quebraduras en la pierna) y el copiloto.

Viendo que el helicóptero era derribado, que la fracción de rescate ya había sido empeñada y conociendo el destino del convoy, una pareja de tiradores especiales que volaba en otro helicóptero se ofrece como voluntaria para auxiliar a los pilotos derribados y contener las masas de Somalíes que ya rondaban en la zona.

No teniendo otro recurso a mano, Garrison aprueba el ofrecimiento, sabiendo que tenía muy pocas probabilidades de éxito.

Los ‘operarios’ desembarcan, rescatan a la tripulación destruyen los elementos clasificados dentro de la aeronave tales como los sistemas de navegación (son secretos). Luego defienden el perímetro perdiendo la vida en esta acción y recibiendo la medalla de honor por su valentía. Ellos eran los Sarg Gordón y Shughart. El piloto sobrevive y es capturado por las milicias quienes luego lo utilizan como rehén para negociar.

Los muertos son arrastrados por la ciudad, mutilados, ultrajados y filmados por las cadenas mundiales de noticias.

En esos momentos el personal que se movía a pie por las calles efectúa la conexión con la fracción de CSAR que defendía el perímetro del primer lugar.

Pero la conexión no es completa ya que el fuego era muy intenso. Por esta razón se conforman pequeñas bolsas de resistencia.

En numerosas oportunidades el Capitán Miller de Delta, le sugirió a Steele que establecieran un perímetro común para facilitar la tarea de apoyo de fuego de los MH-60, para lo cual Steele debía moverse. Incluso cuando algunos ‘operarios’ que estaban con él le ofrecieron sus equipos de radio para comunicarse con Miller. Steele se rehusó.

En este lugar se encontraban aproximadamente noventa hombres sitiados por hordas de exaltados Somalíes.

El Cabo Smith fue herido en una pierna y la bala rompió su arteria femoral, con lo que comenzó a desangrarse, a pesar de las curaciones hechas por los paramédicos de Delta.

En repetidas oportunidades Steele solicitó evacuación vía helicóptero, expresando que podía asegurar la zona para esta extracción, presionado por las circunstancias y para no perder más imagen dentro de sus tropas. Cuando fue consultado el Cap Miller rehusó tal opinión indicando que si alguna aeronave ingresaba sería abatida.

Otro helicóptero MH-60 fue enviado con efectos de sanidad (principalmente suero intravenoso) y munición. Cuando estaba entregando su carga es alcanzado por un cohete y debe abandonar la zona. La otra aeronave llega a su destino milagrosamente. Por esta razón la evacuación de Smith es denegada.

Para hacer frente al segundo accidente se forma una columna con el personal de los servicios (cocineros, oficinistas, etc.) más los Rangers que llegaron en la primera columna. Es allí cuando el sargento Thomas, uno de los Ranger dice "…Hombre, sinceramente, tú sabes que realmente yo no quiero volver a salir".

El Sarg Struecker lo apartó del resto y le habló calmadamente "Escucha, yo entiendo como te sientes. Yo también soy casado. Yo no creo que seas un cobarde. Yo sé que estás asustado, yo también estoy asustado como el demonio. Pero tenemos que ir. Es nuestro trabajo, por nuestros camaradas. La diferencia entre un héroe y un cobarde es lo que se hace mientras se está asustado". El soldado subió al camión en silencio.

La columna hacia el segundo lugar de accidente no fue mas allá de los 500 metros de la base ya que todos los caminos estaban bloqueados por barricadas y las que estaban cubiertas por el fuego.

Horas antes la lOma Div es alertada para que enviase una columna de QRF. La columna consistía en los tanques paquistaníes, los transportes blindados Malayos y tropas de EEUU, además de sumarse los restos del convoy terrestre.

Aproximadamente a la 0400 la QRF efectuó la conexión con las fuerzas terrestres en el primer lugar de accidente, luego de haber combatido para llegar hasta ellos durante horas. Para el cabo Smith era muy tarde, ya había fallecido.

La indignación por parte de los Rangers es cómo un soldado puede pasar de alerta total en los primeros momentos de ser herido, a delirar y después morir sin que alguien haga algo por sacarlo.

Para el jefe de la QRF era preferible asegurarse que las coordinaciones fuesen claras y evitar el fratricidio. Era preferible una o dos vidas a trescientas.

Durante la noche los Somalíes aficionados se habían marchado a sus casas. La intensidad del fuego era menor pero mucho más preciso.

Para ahorrar peso y evitar que se rompieran, las fuerzas terrestres habían dejado gran parte del agua y los medios de visión nocturna. La gran ventaja que la tecnología podía darles la habían dejado atrás.

Dos horas después de la conexión, las QRF todavía estaban intentando sacar al copiloto de súper seis uno, quien había quedado atrapado en la cabina.

De pronto, con sólo los heridos a bordo, la columna inició su camino de regreso. El resto de la fuerza tuvo que correr la distancia que restaba hasta la base recibiendo en este trayecto numerosas heridas.

‘Operarios’ de Delta tuvieron que detener a punta de fusil a conductores Malayos que no querían subir a las tropas.

Consecuencias del combate:

De un total de ciento sesenta hombres que iniciaron la operación, diecinueve fueron muertos y 95 fueron heridos. La lOma Div M tuvo 4 muertos y 26 heridos, las fuerzas de la ONU unas 50 bajas entre muertos y heridos, especialmente entre sus tropas malayas y paquistaníes; además 11 vehículos blindados de la ONU fueron destruidos en los combates, 14 vehículos de la FT Ranger quedaron destruidos y además de los dos helicópteros Black Hawk derribados, otros tres fueron abatidos pero en áreas protegidas por fuerzas americanas y de la ONU.

Las bajas Somalíes se calculan en 312 muertos y 723 heridos.

El combate de Black Sea fue percibido fuera de la comunidad de operaciones especiales como un fracaso, pero en términos de estrictamente el efecto deseado se cumplió ya que los dos integrantes de la plana mayor de Aidid fueron capturados juntos a numerosos de sus seguidores. A pesar de las pérdidas la misión se cumplió.

Las imágenes de los pilotos y soldados arrastrados y ultrajados en las calles fue su mayor derrota: que el público Estadounidense no estaba dispuesto a ver a sus hijos sacrificados así por un polvoriento país de África.

Aidid gritó ante el mundo que con sus milicias había derrotado a la potencia militar más importante del mundo, ya que un año después las tropas de EEUU abandonaron Somalia y la misión de capturar a Aidid fue abortada tan pronto como la operación Serpiente Gótica fue finalizada.

En 1996 Aidid murió por causas desconocidas. Somalia siguió luchando por su subsistencia.

En el servicio religioso por los caídos, Garrison recitó uno de los pasajes de Enrique V: "Quien no tenga el estómago para esta lucha, déjenlo partir. Denle dinero para acelerar su partida ya que no queremos morir en su compañía. Quien viva mañana y vuelva a casa a salvo podrá recordar cada año este día, mostrarle a sus vecinos sus cicatrices, y contarles historias espectaculares de esta lucha. Estas historias les serán enseñadas a sus hijos y desde este día hasta el fin del mundo seremos recordados. Nosotros los pocos, nosotros los pocos felices, nosotros banda de hermanos, porque cualquiera que derrame su sangre junto a mí será mi hermano. Y esos quienes eligieron no pelear se sentirán menos hombres al saber como nosotros peleamos y morimos juntos"…

Conclusiones desde el punto de vista del mando

Producto del nivel de la conducción en la que se desarrolla la lucha, la mayoría de los ejemplos están relacionados con fracciones pequeñas de nivel grupo.

La motivación.

La población Somalí toda, si bien bajo los efectos de las drogas, pelearon fieramente contra un enemigo al que creían invasor. Esto sumado a las lealtades familiares de los clanes y a la convicción de que retirarse de la lucha era considerado el mayor deshonor. Contribuyo a lograr el grado de motivación necesario, tan difícil de conseguir, para aceptar el hecho de matar y morir por su causa.

Esto sumado a que el liderazgo de Aidid, caracterizado por su magnetismo y dialéctica, supo encontrar un símbolo, los helicópteros, para conseguir reflejar el odio hacia los EEUU.

Desde el punto de vista de las tropas de EEUU es evidente de que no tenían fe en la causa por la cual luchaban y por lo tanto no estaban dispuestos a dar el mayor sacrificio por ella.

El ascendiente.

Después de analizar la forma de liderazgo de los Rangers ( Cap Steele), especialmente en cuanto al trabajo con las tropas de operaciones especiales, concluyo que si bien es importante estar preocupado por tener un buen ascendiente dentro de los subordinados, no hay que forzarlo. Me refiero a que uno debe de ser natural, si ser preocupado por el bienestar de los subalternos, conducirlos Etc. Pero lo más importante es el cariño que el jefe debe de sentir hacia ellos ya que son "su" gente. En general, las capacidades y limitaciones de cada uno con el tiempo se saben a la vista (y más en unidades pequeñas como las de operaciones especiales). Si se arma una fachada del jefe perfecto y esto es falso, es peor cuando los subalternos se dan cuenta y ya es tarde.

Ejercicio del mando

En cuanto al liderazgo en combate de fracciones de estas características en ocasiones es facilitado ya que disponen de una motivación muy alta, producto de que están acostumbrados al sacrificio y a los retos personales y en grupo. Por otro lado hay que estar muy seguro de lo que se ordena ya que la mayoría sabe como deben de hacerse las cosas y si la solución no es la mejor se lo harán saber. Lo cual es bueno ya que el ciclo se perfecciona con esa respuesta del subalterno.

El éxito y el fracaso

Es importante mantener el espíritu combativo después de las acciones, especialmente después de haber experimentado grandes perdidas. Desde mi punto de vista el pasaje de "Enrique V" elegido por Garrison para después del combate exalta el espíritu de cuerpo de las unidades especiales. En muchas de las acciones de combate se comportarán como " bandas de hermanos".

Influencia del combate sobre el mando

Producto de las tensiones en combate y de ese espíritu de cuerpo del que hemos hablado, existe una tendencia a sacrificar el todo por un hombre que está herido. Ya que el jefe como líder debe de tomar decisiones sobre este tema en particular, debe de dejar bien claro en tiempos de entrenamiento cuáles serán los criterios a tener en cuenta con los heridos. Puntualmente me refiero de que tal ves ese hombre herido, en circunstancias limite, deba ser dejado para salvar a el resto de la fracción. Tal es el caso del Cap Steele, quien presionado por el resto de sus subordinados pretendía hacer aterrizar un helicóptero en medio de una zona de muerte, no sólo poniendo en peligro a la tripulación sino también al herido mismo. Es necesario ver la relación costos beneficios fríamente, aún y cuando se trate de "nuestros" hombres. Es necesario hablarlo profesionalmente durante el entrenamiento ya que durante el combate pueden producirse diferentes puntos de vista que crearán tensiones innecesarias e incluso nocivas para la fracción en ese momento de crisis.

Comando de la operación

Desde el punto de vista de la conducción de la operación Serpiente Gótica, y sin entrar en discusiones de táctica, opino que debería de haber un comandante que coordine las accione en el terreno, y si no existiera como en este caso, nombrar o al Capitán de los Rangers o al de Delta con toda la autoridad, pues no son las mismas realidades conduciendo la operación desde un helicóptero que desde el terreno; son otras perspectivas.

Heterogeneidad de la fuerza

Uno de los errores del comando de la operación fue el de tratar de ver representada a cada uno de los componentes del comando de operaciones especiales conjunto en la FT Ranger. Esta representación se basó más en una cuestión de políticas institucionales que en las especialidades que cada unidad tenía. Producto de ello, y sin una autoridad que efectivamente coordinara todos los esfuerzos, las fracciones pelearon por su subsistencia individualmente y no como un todo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s