TP SANTA MARÍA INFANTE – Primera Parte

EL combate de Santa María Infante fue importante en el comienzo de la ofensiva aliada hacia Roma, el 11 de mayo de 1944. Pode-rosas fuerzas aliadas estaban concentradas en. el lado oeste de la península italiana, para renovar un ataque detenido por el invierno y por la fuerte resistencia alemana. El 8vo Ejército estaba preparado para atacar a través del valle Liri, a lo largo del eje de la carretera N° 6; el importante 5to Ejército enfrentaba una cadena de montañas, en una zona de 20 km., desde el río Liri hasta el mar. Las fuerzas en la cabecera de playa de Anzio estaban listas para atacar cuando llegase la oportunidad, como resultado del avance en los otros frentes.

Aunque la cabecera de puente del 5to Ejército a través del Garigliano, hacía innecesario un peligroso cruce del río, las montañas Aurunci, fortificadas por posiciones que formaban parte de la línea Gustav enemiga, constituían una difícil barrera. A la derecha estaban los principales picos, de los cuales el monte Majo (940 m.) era el más alto. El valle Ausonia, al oeste de este grupo, lo separa de otro grupo abrupto de montañas, encabezadas por el monte Petrella (1.533 m.). Sierras más bajas formaban el ala izquierda del Ejército, pero se sabía que éstas estaban fuertemente defendidas. Las más importantes constituían un prisma triangular en la punta final del valle Ausonia; considerando al cerro de Minturno (en posesión aliada) como la base, el triángulo de la montaña se angostaba hacia el norte hasta la tierra más alta del grupo, el monte de Bracchi (205 m.).

A juzgar por la disposición de sus tropas, los alemanes consideraban las montañas más altas demasiado formidables para un ataque frontal del 5to Ejército. Por lo tanto, el plan del 5to Ejército era que el "Cuerpo Expedicionario Francés", empleando tropas de montaña muy bien instruidas y elementos de cuatro divisiones, atacasen el monte Majo, donde las defensas enemigas no eran extensas y donde se podía obtener una sorpresa táctica. Simultáneamente con el ataque francés por el norte, dos divisiones descansadas del IIdo Cuerpo, la 88 y la 85, atacarían las bien defendidas sierras que formaban el triángulo del monte Bracchi, como así también la sierra, de San Martino, a la izquierda del grupo y la colina 413 a la derecha. La captura del monte Bracchi en la primera fase de la ofensiva, era esencial para proteger el flanco de las unidades francesas cuando cruzaran el valle Ausonia, después de la captura del monte Majo (mapa N° 1).

En el ala derecha del IIdo Cuerpo, la DI 88 debía llevar el centro de gravedad del ataque del Cuerpo contra la cuña de las colinas dominadas por el monte Bracchi. (Ver el panorama del campo de batalla). El RI 351 llevaría a cabo la batalla más importante de esta zona, siendo su principal objetivo Santa María Infante, una pequeña ciudad cerca de la cima del triángulo de las colinas, que indudablemente sería defendida con tenacidad. Santa María Infante dominaba la principal ruta lateral alemana de comunicaciones al valle Ausonia y, una vez que nuestras tropas lograran llegar a la ciudad, podrían avanzar fácilmente al norte del monte Bracchi y hacer insostenibles todas las posiciones enemigas en el valle, al este. La DI 88 estaría apoyada a la izquierda por la DI 85, a la cual se le asignaron varios objetivos de colinas en la orilla oeste del triángulo Bracchi, como así también la colina San Martino, en el valle al oeste del grupo. A la derecha del RI 351, se le ordenó al RI 350 quebrar la resistencia en las colinas al sudoeste de Castelforte.

El terreno más difícil del frente del 5to Ejército lo enfrentaban las fuerzas francesas, pero la lucha en las colinas más pequeñas frente al IIdo Cuerpo, podía ser lenta y sangrienta. En las pasadas campañas, el 5to Ejército había frecuentemente hallado más fácil el avance en terreno montañoso, donde la observación enemiga y los campos de tiro, presentaban numerosos ángulos muertos. En las colinas más bajas, el terreno ondulado y las laderas parejas, ofrecían posiciones magníficas a las ametralladoras alemanas, emplazadas para cubrir todos los caminos de aproximación.

LA TAREA DEL R. 351

Para alcanzar su objetivo, Santa María, cerca del extremo norte del triángulo Bracchi, el E. 351 debía atacar en un terreno difícil (mapas Nros. 2 y 3). Desde el cerro del cementerio, que corre de este a oeste sobre Minturno y que forma la base del triángulo, se extiende un cerro

de unión, a unos 1.950 m. al norte, hacia Santa María y luego continúa hasta el vértice del triángulo, en el monte Bracchi. Esta colina de unión, corriendo a través de todo el grupo de colinas paralelamente a la orilla oeste, iba a ser el eje de ataque para el RI 351. La cresta mide unos 125 m. y es seguida por el camino Minturno – Santa María; más allá de una doble curva en el cementerio de Minturno, el camino serpentea a lo largo de la línea de la colina hasta una bifurcación a pocos metros al sur de Santa María, donde una rama se dirige al nordeste a través de la ciudad y luego a Pulcheriiii y la otra corre al noroeste a través de la pequeña aldea de Tame y baja por las colinas hasta una unión con la carretera de Ausonia – Formia. Las laderas de la colina norte – sur están cortadas por hondonadas en pequeñas salientes, que, mantenidas inflexiblemente por el enemigo, resultaron ser el obstáculo más difícil para el avance del R. 351. 650 m. más allá del cementerio, pequeñas lomas conocidas por "Tit Izquierdo" y "Tit Derecho", de 150 y 146 m. de altura, sobresalen a cada lado del camino. 300 m. más allá del "Tit Derecho", la empinada colina llamada "El Estribo" se extiende 750 m. al este del camino.

Desde su cresta apenas ondulada (157 y 146 m. en los puntos más altos), "El Estribo" domina tanto el camino de la colina como el valle hacia su lado este. Al oeste de "El Estribo", la colina 103 domina la ladera del lado izquierdo del camino.

Al este del cerro principal, el arroyo Reali había formado un pequeño valle a lo largo de su curso hacia el este, a través del grueso de colinas. Los estribos que corren de norte a sur con laderas a pique, sobresalían al valle en ambos lados y dificultaban más cualquier ataque por los flancos hacia Santa María que un avance frontal a lo largo del camino. Al oeste del mismo, un valle mucho más angosto formado por el arroyo Perlgia, separa el cerro de Santa María del accidente que forma el lado oeste del triángulo de las colinas, el Cerro – S, que corre en dirección nordeste desde Solacciano a Tame. Su cresta está mareada por una serie de prominencias (131, 109, 126 y 128), quedando las dos primeras separadas por una larga garganta. Con sus empinadas cuestas, que alcanzan en ciertos lugares una inclinación de 33 grados, el Cerro – S sería el terreno táctico llave en la batalla siguiente, pues dominaba el avance principal a lo largo del camino Minturno – Santa María, como así también la última parte del camino Ausonia – Pormia. Su captura facilitaría el camino para irrumpir en la garganta de Formia y avanzar hacia las montañas Aurunci.

Los cerros en el triángulo de las colinas están cultivados extensamente, mediante la utilización de terraplenes. En la época en que se efectuó el ataque, la vegetación era rala y la poca que había, llegaba a la altura del tobillo. Algunas de las colinas, principalmente la ladera frontal de "El Estribo", casi no tienen vegetación. Aun donde había árboles desparramados, para el 11 de mayo casi todos habían sido podados hasta la mitad, por el fuego de la artillería. Caminos hundidos que no eran más que sendas, serpentean a través de los cerros; el más importante era el camino hundido que se desvía de la carretera de Santa María y luego cruza serpenteando la ladera frontal de "El Estribo" y al nordeste, hacia Pulcherini.

A menos de 5 km. al norte de Santa María y a través del valle Ausonia, la cadena principal de Aurunci se eleva por encima de las pequeñas colinas del triángulo del monte Bracchi, ofreciendo buena observación al enemigo sobre toda la zona. En las estribaciones más bajas de las montañas están situadas la ciudad de Spigiio y el monte Civita, a 270 m. y 540 m., respectivamente, sobre el nivel del valle Ausonia.

Los alemanes habían mantenido las colinas Bracchi durante meses, como parte de sus defensas de la línea Gustav, desde los Apeninos hasta el mar. En la ofensiva que comenzó el 18 de enero y que sólo brindó a los aliados ventajas menores, la DI 56 británica, había capturado Minturno y el cerro que corre de este a oeste, en la base del triángulo. Después de esto, la línea principal de combate enemiga llegaba desde la colina 131 a la colina 103, a través del camino hacia "El Estribo" y desde allí a Pulcherini. Al sur de esta línea, el enemigo había desparramado posiciones de ametralladoras y posiciones de francotiradores, algunas veces en las casas a lo largo del camino. En las alturas al norte y este de-Santa María (colinas 153, 172 al norte, 172 al sur y 170), existían otros puntos fuertes.

A pesar de los esfuerzos de las patrullas y de los reconocimientos aéreos, no pudo determinarse el alcance total de las defensas ene-migas. Aunque en algunos casos, se localizaron con exactitud emplazamientos de ametralladoras, campos minados y alambradas, antes de la acción, muchos elementos de la bien organizada defensa en profundidad, serían revelados solamente en la batalla. Las armas automáticas, hábilmente colocadas, que cubrían extensos campos minados y eran a su vez apoyadas por morteros y artillería liviana, componían las principales defensas. Nuestras tropas descubrieron luego que las ametralladoras estaban colocadas en ambas laderas de las salientes y en los cerros de los flancos, para poder dirigir un fuego cruzado rasante a los infantes que avanzaran a ambos lados del camino, así como también en las hondonadas entre las colinas.

Los refugios de casamatas para las ametralladoras, eran de dos tipos principales. El primero, una excavación rectangular, de 1,50 m. por 0,90 m., con pilares en cada esquina. A través de los pilares había grandes vigas de madera, que tenían encima tres capas de Tirantes y una de piedra y tierra. El segundo tipo, eran las casamatas edificadas en las casas, cavando 0,90 m. o 1,20 m. en el piso y reforzando la trinchera de una manera similar al primer tipo, excepto que utilizaban solamente las vigas de madera y tierra como refuerzo. Con capacidad para cinco hombres, cada tipo de casamata ofrecía protección contra los fragmentos de bombas y servía como base de defensa contra ataques de infantería. Casi todos los emplazamientos alemanes de armas automáticas, también poseían una cubierta sobre ellos. En muchos puntos, trincheras de comunicación corrían desde las posiciones de ametralladoras hasta los refugios personales y los hoyos de tiradores donde se escondían los francotiradores. En algunos lugares, los alemanes tenían posiciones alternadas de ametralladoras, hacia las cuales podían retirarse si se veían forzados a salir de los parapetos que formaban la primera línea de defensa. Un buen abastecimiento de munición se hallaba cerca, en las posiciones del frente, de cuatro a seis cajas disponibles para cada ametralladora (1). 1) Mucha de esta información acerca de las posiciones alemanas fue adquirida durante y después del ataque. En sus principales características, las defensas eran similares a las de los otros sectores del frente del 5. Ejército.

Los alemanes frecuentemente defendían sus posiciones de ametralladoras con minas y alambre de púas. Los caminos de acceso al Cerro – S, Tame y Santa María y las alturas al oeste de éste y Pulcherini, estaban todas cubiertas de campos de minas antipersonales y, en muchos casos, por concertinas. Sin embargo, en las laderas al sur de la colina 103 y de "El Estribo", donde el enemigo había emplazado una fuerte faja de posiciones de ametralladoras y de francotiradores, las minas y el alambre de prias fueron escasamente utilizados y no presentaron un serio obstáculo al avance del E. 351. Campos de minas antitanques estaban colocados a lo largo del camino Minturno -Santa María, entre los "Tits" y "El Estribo", alrededor del arroyo Reali, frente a Santa María y Pulcherini y a lo largo de cada lado del fondo del arroyo eme corre al este del Cerro – S.

Defendiendo el sector que enfrentaba al K. 351, estaba el Batallón de Exploración de Fusileros 94 (71. División de Infantería), con una fuerza estimada en 400 a 500 hombres. En la época en que comenzó el ataque aliado, el 94. Batallón consistía de 4 compañías y mantenía, un frente de aproximadamente 1.200 m., extendiéndose desde justo al oeste de Santa María hasta la ladera oeste de Pulcherini. Elementos del Regimiento de Granaderos 276 (94. División de Infantería), con una fuerza que no pasaba de 300 a 400 hombres, defendían el Cerro – S. Ambas unidades de infantería tenían fuerte apoyo de fuego. Varios cañones de 88 mm. y cañones de propulsión propia estaban situados a lo largo del camino, desde Spigiio hasta la carretera Ausonia – Formia. Emplazada detrás del monte Civita, estaba una batería de obuses. La mayor parte de la artillería pesada, estaba situada al oeste y norte de Spigno.

Dos Regimientos tomaron parte en el ataque norteamericano a las colinas Bracchi. El R. 351 atacaría a lo largo de un angosto frente, de 100 a 200 m. de ancho, a caballo del camino Minturno – Santa María. En el flanco derecho del R. 351, el Regimiento de reserva de la 88. División, el R. 349, apoyaría el ataque con el fuego de sus armas pesadas. A la izquierda del R. 351, el Cerro – S constituía el objetivo del R. 338 de la D. 85. Los dos Regimientos que atacaban en el triángulo Bracchi, mantendrían el enlace utilizando una patrulla de un oficial y 2 Grupos de Fusileros. Un aparato de radio’ SOR 300 se utilizaría para las comunicaciones, además de una línea telefónica lateral entre los Batallones adyacentes de los dos Regimientos. El plan de ataque del R. 351 (mapa N? 3) establecía que el 2. Batallón ocuparía y mantendría las alturas al norte y este de Santa María y luego se reorganizaría para rechazar posibles contraataques. El 3. Batallón apoyaría el ataque del 2. Batallón, con fuego de ametralladoras y de morteros, desde las posiciones en las colmas 130 y 132, a unos 800 m. al este del camino. Después de la captura de Santa María, pasaría a través del 2. Batallón y tomaría la parte del monte Bracchi ubicada dentro de la zona de acción del Regimiento. Desde la colina 135, en el cerro al este de la posición de apoyo del 3. Batallón, el 1. Batallón debía dar fuego de apoyo y mantener contacto con el R. 349 en el cerro siguiente a su derecha. Cuando el 3. Batallón estuviese listo para avanzar por el camino Minturno -Santa María, el 1. Batallón lo seguiría y tomaría Pulcherini.

El ataque del 2. Batallón sería ayudado por tanques y por el apoyo normal de artillería. Después que la sección de minas de la compañía antitanques hubiera retirado las minas, la 1. Sección de la Compañía C del 760. Batallón de Tanques haría fuego y maniobraría a lo largo del camino Minturno – Santa María. Desde las posiciones en la zona de Tufo, el 2. Batallón de Armas Químicas y la Compañía C del 804. Batallón de Destructores de Tanques, daría fuego de apoyo; el 913. Batallón de Artillería de Campaña (obuses de 105 mm.), la Compañía de Cañones del R. 351 desde la zona sur del camino Minturno – Tufo y el 339. Batallón de Artillería de Campaña (obuses de 155 mm.) cerca de la costa, también estarían listos para hacer fuego.

El plan para el 2. Batallón, que efectuaba el asalto principal, disponía que dos compañías partirían desde la pendiente del cerro del cementerio. La Compañía F a la izquierda del camino Minturno -Santa María y la Compañía E a la derecha, avanzarían en formación de dos secciones de frente, con la tercera de reserva siguiéndoles de cerca. Cada sección guía tendería una línea de cinta blanca al avanzar. Los objetivos iniciales de la Compañía E, eran la colina 130 y el "Tit Derecho"; el de la Compañía F, el "Tit Izquierdo". Una vez que éstos se aseguraran, la Compañía E avanzaría para capturar "El Estribo" y ocupar las alturas al este de Santa María, mientras la Compañía F tomaría Tame y luego seguiría hasta tomar la altura al norte de Santa María. Siguiendo un objetivo detrás de la Compañía E, la Compañía G se dirigiría a la unión en forma de Y al sur de Santa María y avanzaría a lo largo del camino que atraviesa la ciudad, cerrando la brecha entre las Compañías E y F y destruyendo bolsones de resistencia enemiga dejados por las compañías de asalto. El Teniente Coronel D. Kaymond E. Kendall, jefe del 2. Batallón y el Capitán D. Cari W. Nelson, jefe de la Compañía F, opinaron que sólo se requeriría contacto visual y comunicación por radio para mantener en contacto a la Compañía E con la Compañía F. El lapso que se había designado para que las tropas llegasen a Santa María, era menos de dos horas desde su partida.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TRABAJO PRACTICO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s