TP SANTA MARÍA INFANTE – Cuarta Parte

LA COMPANÍA G ES DETENIDA EN "EL ESTRIBO"

Cuando la Compañía E llegó a "El Estribo", el Coronel Champeuy había adelantado a la Compañía G desde la colina 130, donde la había dejado de reserva el Coronel Kendall. En cuanto llegó la Compañía G, marchando en columna de a uno por secciones a la base sur. del "Tit Derecho", una ametralladora alemana abrió fuego desde un terraplén cerca de la cresta, o desde el otro lado del camino, a la izquierda. Era otro caso de una posición enemiga sobrepasada, que reservaba su fuego para utilizarlo más tarde contra elementos de apoyo del E. 351. La columna se detuvo y los hombres saltaron a los cráteres y se escondieron detrás de las terrazas. El Coronel Champeny mandó un grupo para destruir la ametralladora enemiga y el soldado Harold W. Saager lo consiguió eon una granada de fusil.

En cuanto se llevó a cabo esta misión, la Compañía G recibió la noticia de que el Coronel Kendall había sido muerto y de que los tanques estaban detenidos en el camino. La Compañía sólo había sufrido pocas bajas y se le ordenó que avanzara para ayudar a la Compañía E. Al bajar por la ladera del "Tit Derecho", el jefe de la Compañía, el Teniente D. Theodore W. Noon (h.), podía ver sus hombres hasta una distancia de 50 m. a la clara luz de la luna. Mientras guiaba la 1. Sección, la Compañía G llegó a la ladera sur de "El Estribo", cerca de la punta oeste, antes de que fuego de ametralladoras desde la casa N° 8,

inmediatamente al frente del camino, detuviese el avance. Amanecía, cuando la Compañía G alcanzó este punto, que se encontraba protegido del fuego frontal por las terrazas (mapa Nro 13).

El Teniente Noon ordenó a la 2. Sección que subiese por la izquierda de la 1. Sección. Tratando de avanzar bajó fuerte fviego de ametralladoras, la 2. Sección no podía subir. Como el fuego continuaba, las 1. y 2. Secciones se refugiaron en una zanja de 1,20 m. de profundidad por 8,00 m. de ancho, cerca de la curva más al oeste del camino hundido. Decidiendo reducir la posición con un movimiento de flanqueo, el Teniente .Noon envió la 2. Sección a la derecha de la 1. La 3. Sección permaneció en la hondonada, en la base de "El Estribo", donde habían sido emplazados los morteros de la 4. Sección. Se hicieron subir ametralladoras livianas, pero no se pudieron emplazar en una posición desde la cual pudiesen apoyar con eficacia el ataque.

La 2. Sección salió de la zanja y rodeó la casa por la derecha, en una formación de dos grupos en primera línea y uno en segunda. Consiguió atravesar dos terrazas y llegar a 30 m. del edificio. Allí, disponiendo solamente de terreno abierto al frente, la Sección se vio detenida por el fuego de sn objetivo y por otra ametralladora al nordeste de la casa. Viendo que la 2. Sección no podía avanzar, el Te-niente Noon decidió asaltar esta posición él mismo. Seguido por dos soldados, gateó fuera de la trinchera donde estaba agazapada la 1. Sección. Al avanzar el grupo de ataque, la ametralladora abrió fuego alto, pero unos alemanes en una trinchera de comunicación que corría desde la casa hasta otras posiciones de ametralladoras en "El Estribo", mataron a los dos reclutas. La suerte acompañó al Teniente Noon. Llegando a la casa, destruyó la ametralladora con una. granada de mano y con el fuego de su pistola y luego regresó a la zanja.

A pesar de este esfuerzo, la Compañía G continuó detenida debido al nutrido fuego de ametralladoras y francotiradores situados en otras posiciones enemigas, en la cresta de "El Estribo". Alrededor de las 7,00 h., la valerosa acción del Sargento 1ro Kichard G. Brine suprimió algunos de los activos alemanes. Varios francotiradores habían dado trabajo desde la misma casa donde el Teniente Noon había destruido la ametralladora. El Sargento 1ro Brine y otros dos hombres gatearon hacia adelante, para terminar con los francotiradores. Ambos hombres fueron gravemente heridos por las ametralladoras, que abrieron fuego a derecha e izquierda de la posición de los tiradores.

Bajo este nutrido fuego, el Sargento 1ro Brine continuó batiendo los tiradores, matando a varios y obligando al resto a retirarse. Viendo que la Compañía se hallaba ahora bajo el fuego de las ametralladoras de ambos lados de la casa y que la Sección de Armas permanecía atascada ‘al descubierto, sufriendo fuertes bajas, gateó hasta un claro a retaguardia del edificio y desde este punto ventajoso tiró con su fusil a las dos ametralladoras. La acción atrajo el fuego enemigo, permitiendo a la Sección de Armas ponerse a cubierto.

A pesar de los esfuerzos heroicos de muchos hombres, el ataque nocturno del 2. Batallón no había logrado sus objetivos. A la izquierda del Batallón, algunas fracciones de la Compañía F avanzaron casi hasta sus objetivos en la alcantarilla, pero quedaron detenidas y rodeadas por fuerzas enemigas. El mayor peligro del Batallón consistía en que su flanco izquierdo se hallaba expuesto; en las laderas al oeste del cerro central, no quedaba ninguna fuerza efectiva entre la rodeada fracción de la Compañía F y el cementerio. Durante la noche, tropas del R 338 habían entrado a través de la cresta de la colina 131 al pueblo de Solacciano, pero fueron obligadas a retroceder a la base del Cerro – S. Estando allí aún intacta la línea alemana de resistencia, las ametralladoras de la cresta y de la ladera oeste del Cerro – S podían colocar un fuego devastador en el camino Minturno -Santa María y en todas las rutas de acceso al Grupo sitiado de la Compañía F en la alcantarilla.

A la derecha del camino del cerro a Santa María, la situación no había mejorado. A las 9,00 h. la Compañía G, que había intentado aniquilar la resistencia y relevar a la Compañía E, pudo adelantar solamente un tercio del camino por la ladera sur de "El Estribo", donde se atrincheró contra el costado de una terraza. Aquellos pocos hombres que habían pasado al norte del camino hundido, tuvieron que retirarse al enfrentar el nutrido fuego enemigo; todas las Secciones de la Compañía habían sufrido bajas y se hallaban en cierta confusión. Algunas fracciones de la Compañía E aún se encontraban atrincheradas en la cresta de "El Estribo", a más de 1.500 m. más allá de la línea de partida, pero estos hombres no podían moverse. El grueso de esa Compañía estaba detenido en la pendiente anterior y la Compañía había sufrido tantas bajas que su fuerza efectiva era insuficiente para retomar la iniciativa. Aunque los esfuerzos de las dos Compañías en el flaneo derecho del Batallón habían eliminado algunas posiciones enemigas, las que quedaban eran suficientemente fuertes como para frustrar cualquier avance.

EL 3. BATALLÓN ES DETENIDO EN LA COLINA 103 (12 DE MAYO)

Para continuar con la 110 concluida misión del debilitado e impotente 2. Batallón, el 3. Batallón, al mando del Mayor D. Charles P. Furr, recibió orden del Coronel de avanzar a las 04,20 h. Esta unidad descansada debía penetrar hasta los restos de la Compañía F en la alcantarilla cerca de Tame, pasar a través de ellos y envolver a Santa María desde el flanco izquierdo, tomando la altura al norte de la ciudad. Se utilizarían cuatro compañías para destruir las posiciones que habían impedido el avance de la Compañía F (mapa N° 14).

El 3. Batallón partió al amanecer, en dos columnas con 25 a 30 m. de intervalo. Se apartó del camino justo al oeste del cementerio y siguió por la cinta blanca colocada por la Compañía F. La Compañía D era guía, marchando en formación de columna de compañía con las 1. y 2. Secciones en primera línea, cada una en columna de a uno, seguidas por la 3. y las Secciones de Armas. Al subir la línea del cerro hacia la colina 130, el Mayor Furr hizo detener a las Compañías I y L y ordenó a la Compañía K que se adelantase hacia el "Tit Izquierdo". La Compañía I se detuvo inmediatamente detrás de la primera altura y la Compañía L en el paso al sur de ésta.

Marchando al oeste del camino, la Compañía K (menos la Sección de Morteros que quedó en las posiciones en desenfilada del paso) avanzó a través del "Tit Izquierdo" sin encontrar resistencia (mapa N° 15). Llegó a una pequeña loma entre el "Tit Izquierdo" y la colina 103, antes de ser detenidos por el fuego de ametralladoras. Francotiradores y por lo menos tres ametralladoras a la izquierda, derecha y frente inmediato de la 2. Sección, le obligaron a detenerse justo al sur de la casa Nro 2 a las 9,00 h. La 2. Sección permaneció allí durante más de dos horas.

Durante el alto desplegó en vina línea escalonada y construyó posiciones de defensa a la izquierda del flanco de la 1. Sección, que estaba a la derecha de la Compañía. El fuego desde la casa X1? 3, detuvo a la 1. Sección. El 3. Grupo fue enviado para destruir la posición y su fuego obligó a los alemanes a retirarse (como lo demostraron más tarde los acontecimientos) a una posición de cambio en la ladera de 3a pequeña loma.

El Mayor Furr ordenó a la Compañía I, a órdenes del Capitán D. Glenn H. Erickson, que se adelantase al flanco izquierdo para ayudar a avanzar a la Compañía K. Mientras la Compañía K, con su flanco derecho en el camino, efectuaba un ataque frontal a la colina 103, la Compañía I envolvería la posición enemiga por el oeste. Cada compañía debía atacar en una formación de dos secciones de tiradores en primera línea y una de apoyo. La Sección de Armas apoyaría el ataque desde la cresta y la pendiente sur de la pequeña loma. La Compañía L se hallaba aún de reserva. Se ordenó a las ametralladoras de. ]H Compañía M que se desplazaran hacia adelante a la loma, para apoyar allí el ataque haciendo fuego sobre la colina 103 y sobre el Cerro – S. Una Sección de Ametralladoras Pesadas se emplazó al oeste de la casa N° 2; la otra Sección se adelantó y se ubicó detrás de la Compañía K.

Alrededor de las 11,15 h. las Compañías K e I partieron hacia la colina 103. En el flanco derecho del batallón, la 1. Sección de la Compañía K —sus tres grupos a la par y desplegados en cadena de tiradores— descendió por la pendiente norte de la loma, enfrentando nutrido fuego de ametralladoras desde el Cerro – S, como así también ríe la ladera anterior de la colina 103. A la izquierda de la sección ¡avanzaba el 2. Grupo bajo la cubierta parcial de las terrazas, a través de la hondonada y a corta distancia, subiendo por la pendiente sur de la colina 103, donde fue detenido por el fuego de ametralladoras desde la cresta y la retaguardia. Los 1. y 3. Grupos a la derecha lograron avanzar solamente hasta la hondonada en la base de la colina, antes de quedar detenidos por ‘el fuego.

A la izquierda, la 2. Sección de la Compañía K avanzó por la loma a la hondonada al sur de la colina 103. Apenas había llegado la sección a la hondonada, cuando "una ametrallador en la pendiente norte de la loma abrió fuego contra la Sección desde la retaguardia derecha, obligando a los hombres a buscar cubierta. Los alemanes que habían sido obligados a salir de la casa cerca del camino, por la 1. Sección, habían aguardado hasta que las dos Secciones hubieron pasado antes de comenzar a hacer fuego. Las ametralladoras de la colina 103 y del Cerro – S, regaban la zona donde los hombres de la Compañía K abrazaban el suelo. Francotiradores muy bien ubicados en la colina 103, también apuntaban sus fusiles sobre la Compañía K.

A la izquierda y en contacto visual con la Compañía K, las dos Secciones guías del ataque de la Compañía L se adelantaron por la ladera oeste de la colina 103 unos pocos metros más allá del avance más adelantado de la Compañía K; allí el fuego enemigo de morteros, artillería y ametralladoras detuvo su ataque. La 3. Sección de la Compañía I se hallaba en un punto muy expuesto cerca de la base oeste de la colina 103, perdiendo dos ametralladoras y algunos fusileros. Sólo la ingeniosa acción del soldado Walker C. López permitió a la Sección alcanzar posiciones a resguardo del fuego enemigo. Tomando el fusil ametrallador Browning de un tirador que había sido tan gravemente herido, que no podía manejar su arma, el soldado López, aunque no era miembro del grupo de los fusiles ametralladores Browning, avanzó gateando unos 20 m. Desde una posición que se hallaba a plena vista del enemigo, pero que ofrecía buena observación, hizo fuego tan eficazmente, que ambas ametralladoras fueron silenciadas. Librados de la amenaza de este fuego, la Sección maniobró entonces a posiciones cubiertas. La 1. Sección de la Compañía I, avanzando por la derecha, también llegó a la ladera oeste de la colina 103, sufriendo mayores bajas que la otra sección de ataque. Cuando la Sección alcanzó la colina 103, poseía apenas la fuerza de un grupo.

Media hora después que ambas Compañías habían comenzado su ataque contra la colina 103, se vieron súbitamente detenidas. Durante el resto del día las Compañías K e I permanecieron atrincheradas en la base y en la parte baja de la ladera de la colina 103, donde debieron depender de la inadecuada cubierta que les ofrecían las zanjas poco profundas y los cráteres. Su única acción en el resto del día fue batir las posiciones enemigas de la colina 103 con fuego de "bazookas" y de armas livianas. El fuego de apoyo de morteros, artillería, tanques y destructores de tanques, había resultado desilusionante en el ataque del 3. Batallón. Las casamatas enemigas en la zona de Santa María -monte Bracchi – Pulcherini, no fueron debilitadas notablemente en la mañana del 12 de mayo. Hasta un tiro directo de un obús de 105 mm. y granadas pesadas de morteros, efectuaron poco daño a las bien protegidas cubiertas colocadas sobre las trincheras de ametralladoras. Para destruirlas, debía caer una granada justo en la tronera por donde aparecían las ametralladoras.

El apoyo blindado fue detenido por los problemas que presentaban la limpieza de minas, el terreno pantanoso y la poca visibilidad. La Sección de Minas de la Compañía Antitanque, que no había tenido éxito en su misión debido al fuego enemigo, había podido salir de su refugio alrededor de las 6,00 h. y había comenzado a retirar las minas del camino entre los "Tits" y "El Estribo". Cuando hacia el mediodía se. levantó la niebla matutina, una sección de cinco tanques se puso en marcha y avanzó a un punto más allá de los "Tits". Con el Teniente 1° D. Filmore W. Mc Abee, oficial de enlace, describiendo desde un tanque los blancos a lo largo del camino, la Sección inutilizó otros dos nidos de ametralladoras. Sin embargo, antes de terminar la acción, el enemigo causó fuertes daños a la columna blindada, poniendo fuera de acción a tres de nuestros tanques.

Otro esfuerzo de los tanques tuvo lugar a la tarde, a lo largo del camino. A las 15,00 h., después de haber sido detenidos por el barro en una alcantarilla, una Sección de la Compañía A del 760. Batallón de Tanques, al mando del Teniente 1° D. Clinton F. Des Jardins, abrió el camino y avanzó por él hacia Santa María. Pasando por el cementerio de Minturno, se detuvo justo antes de los "Tits" a las 15,45 h. Con la ayuda de los infantes que gatearon hasta los tanques y seña-laron los puntos fuertes a lo largo del camino, los tanques siguieron más allá del "Tit Derecho" y destruyeron un cañón enemigo autopropulsado, como así también aproximadamente veinte posiciones de francotiradores y de ametralladoras. Después de avanzar unos metros más por el camino hacia "El Estribo", el tanque del Teniente 1° Des Jardins recibió un impacto de granada perforante de otro cañón autopropulsado alemán. Cuando comenzó a prenderse fuego, la tripulación saltó afuera y se ocultó detrás de una pared cercana, donde permaneció durante más de 24 horas, hasta que fue encontrada por tropas del R. 351. Dos tanques más fueron puestos fuera de acción y el resto retrocedió hasta detrás del cementerio.

En el flanco derecho del E. 351 otro pelotón de tanques trató de llegar a Santa María. Por una orden de la D. 88, los tanques de la Compañía B, del 760. Batallón de Tanques, debían ir del cerro Tufo a las colinas 132 y 130, seguir la huella de los "jeeps" por la ladera hasta la hondonada frente a Pulcherini, atravesar el riachuelo Reali y desplegar en dirección al monte Cerreto, Pulcherini y altura al este y norte de Santa María. Partiendo de una zona de reunión cerca de Tufo, la Compañía B avanzó sólo una corta distancia, antes de quedar empantanada en una zona de bañados al norte de la ciudad.

CAPTURA DE LA COMPANÍA F (12 DE MAYO)

Durante todo el día 12, la Compañía F estuvo sitiada en la alcantarilla. De todos lados caía fuego de morteros, artillería y ametralla-doras cerca del grupo de la alcantarilla. Explosiones aéreas salpicaban la zona. Un mortero, emplazado en una parva en la ladera este de la colina 126, lanzaba granadas cerca de la alcantarilla. Desde Santa María y el Cerro – S, las ametralladoras mantuvieron un fuego hostigador sobre la Compañía F; desde la retaguardia a lo largo del camino Minturno – Santa María, otras armas automáticas se dirigían contra nuestras tropas formadas y francotiradores alemanes en el lecho del riachuelo hacían fuego en cuanto aparecía una cabeza sobre el hoyo de Tiradores o en cuanto descubrían el más mínimo movimiento alrededor de la alcantarilla. El fuego más fuerte venía desde Tame. Sirvientes de ametralladoras y francotiradores apostados en la aldea, a menos de 200 m. de allí, hacían fuego sobre la alcantarilla y el semicírculo de hoyos de tiradores a su alrededor. Los hombres de la Compañía F devolvían el fuego, pero su fuerza era pequeña y su abastecimiento de munición disminuía. Durante la tarde, los tanques enemigos se sumaron a las dificultades de la Compañía F. Llegaron por el camino de Spigno hacia. Tame, desde donde batieron a la Compañía F con fuego a quemarropa. Finalmente, nuestra artillería los dispersó, inutilizando a dos de ellos.

La Compañía F y el 2. Batallón se mantenían en comunicación por medio del Capitán D. Echvard J. Church, jefe de la Compañía H, que operaba una SCR 300 en la colina 130, a 800 m. al oeste del camino Minturno – Santa María. Pero después del amanecer del 12 de maya, sólo se recibieron cuatro mensajes por radio de la Compañía F. Desde la mañana había empeorado la situación de la Compañía. Se encontraba rodeada por todos lados y presionada hacia un pequeño bolsillo. La comida y munición se estaban terminando y se necesitaban camilleros con urgencia para evacuar los heridos. Si las débiles baterías de la SCR 300 de la Compañía se descargaban, desaparecería el vínico medio de comunicación con el Batallón.

Durante la última conversación, a las 20,15 h. el Capitán Church transmitió una orden del Mayor D. Edwiii L. Símil que, como jefe del Batallón, le ordenaba al Capitán Nelson retirar la Compañía bajo cubierta de la obscuridad hasta la zona de reunión detrás del cerro del cementerio. Cuando conoció esta orden, el Capitán Nelson expresó sus dudas de q\ie se pudiese llevar a cabo y reiteró la situación de su Compañía. "…Alguien debiera hacer algo. Tengo muchas bajas. Necesito abastecimientos". Un momento más tarde, la Compañía F trataba de comunicarse nuevamente, pero lo que llegó por el aire era ininteligible. Algunos hombres que se hallaban con la Compañía F entonces, dijeron luego que el Capitán Nelson había declarado que esa noche conduciría a la Compañía F de vuelta al cerro del cementerio.

Si esa era su intención, el enemigo no le permitió llevarla a cabo. Después de la puesta del sol, seis alemanes llegaron al camino Tame -Santa María, a pocos metros al sudeste de la curva en forma de V invertida, gritando ” ¡ Kamerad!”. Cuando los soldados de la Compañía F salieron de los hoyos y de la alcantarilla para capturarlos, otros alemanes se acercaron de todos lados. Algunos corrían desde la hondonada al este de la colina 126, otros desde la unión en forma de Y, a través de la ladera a la izquierda del camino; casi todos llegaban directamente por el camino desde Tame por la curva en forma de V invertida. Mientras los alemanes salían de sus escondites y caían sobre la Compañía F, uno de nuestros sirvientes de ametralladoras tiró una corta e inofensiva serie antes de que un oficial le ordenase detener su fuego. La Compañía F y media sección de la Compañía H se rindieron sin luchar más. Los únicos que escaparon fueron cinco reclutas que se hicieron los muertos en sus hoyos y fueron recogidos por el 3. Batallón en la mañana del 14 de mayo. Los prisioneros que tomó el enemigo incluían los S – 2 (Personal de informaciones de la P.M. del Batallón) del 2. Batallón, 4 oficiales y unos 60 soldados de la Compañía F, un oficial de enlace de la Compañía de Cañones y un oficial y aproximadamente 20 hombres de la Compañía H. La captura fue tan rápida como inesperada: duró exactamente cinco minutos.

El fracaso del 3. Batallón, de sobrepasar la colina 103 y rescatar a la Compañía F, se debe en parte a que las unidades adyacentes no avanzaron. Los tanques no habían aniquilado completamente al enemigo del flanco derecho del 3. Batallón y el Cerro – S se hallaba aún en manos enemigas. Este terreno llave había sido asaltado muchas veces durante el 12 de mayo, pero el enemigo infligió tantas bajas al R. 338, que se ganó poco terreno. En la tarde del 13 de mayo, el R 338 había sufrido bajas que alcanzaban al 50 por ciento.

Durante la noche del 12/13 de mayo se postergó la reanudación de la ofensiva. La D. 88 había recibido a mediodía del 12 de mayo, la información de que un contraataque mayor se formaba para esa noche, precedido por uno menor durante las últimas horas del día. Para hacer frente a esta amenaza, fue puesto sobre aviso el R. 351 de Infantería y el 913. Grupo de Artillería de Campaña recibió orden de batir al enemigo. El fuego de la artillería no hizo fracasar el plan de ataque enemigo y fue sólo después de una dura lucha, que el 3. Batallón consiguió rechazar las olas de infantería enemiga. Del otro lado del camino Minturno – Santa María, algunos destructores de tanques hicieron fuego desde el cerro Tufo, tratando de debilitar las posiciones ene-migas a lo largo de la cresta de "El Estribo", sin éxito alguno.

Se necesitaban urgentemente tropas frescas y abastecimientos para reforzar los agotados 2. y 3. Batallones. En el 3. Batallón, la Compañía F había dejado de existir; las Compañías E y G tenían tantos muertos y heridos, que habían quedado reducidas a la mitad. Las Compañías de primera línea K e I, del 3. Batallón, se encontraban casi en la misma situación. En total, el Regimiento había sufrido 361 bajas durante el 11 -12 de mayo, incluyendo 68 muertos, 191 heridos y 92 perdidos en acción. Durante la noche, 125 reemplazos que habían sido instruidos por el Regimiento, fueron enviados a las Compañías de tiradores con guías. Este pretendido relevo resultó ser tina pequeña catástrofe. Muchos de los nuevos hombres fueron muertos o heridos por el fuego enemigo en el camino; otros quedaron rezagados o se refugiaron en cráteres de granadas; unos pocos llegaron a la primera línea.

Evacuar los heridos y traer abastecimientos bajo poderoso y constante bombardeo, resultaba ser una peligrosa operación. De 60 camilleros civiles italianos utilizados en la batalla de Santa María, 23 fueron muertos. La munición y las raciones eran transportadas en "jeeps" desde el depósito del Regimiento, al este de Minturno, hasta los depósitos de los batallones ubicados a lo largo del camino a Santa María. Desde estos puntos la Sección de Munición del Batallón, las Secciones de Zapadores y los civiles italianos, transportaban a lomo los abastecimientos hasta las tropas en el frente. Tres grupos regulares de camilleros de cada batallón y los cocineros de las cocinas de las compañías, efectuaban el servicio de sanidad conduciendo a los heridos a retaguardia a puntos de evacuación al sur de los "Tits". Allí, ambulancias "jeep" con capacidad para cuatro camillas cada una, los transportaban rápidamente a los puestos de socorro del Batallón.

Las malas comunicaciones entre las unidades del R. 351 todavía causaban dificultades a las fuerzas atacantes. El mantenerse en contacto, resultó ser una tarea difícil tanto durante el día como durante la noche, pues los problemas mecánicos y el contorno de las colinas, dificultaban la transmisión y recepción de los aparatos de radio SCR 536. Sin embargo, el nuevo aparato de radio SCR 300, utilizado en los comandos de las compañías, batallones y regimientos, funcionó perfectamente bajo las condiciones de combate más difíciles. El fuego de morteros y artillería causó estragos en las líneas telefónicas. Aunque los hombres del servicio telefónico, arrastrándose y gateando para escapar del fuego de armas livianas, colocaron 12 líneas, nunca pudieron mantener más que 5 en funcionamiento al mismo tiempo.

A menudo se hallaban todas fuera de servicio. Los "jeeps" transportaban el cable por el camino Minturno – Santa María, lo más adelante posible ; el resto del camino se tendía a mano. Los estafetas, que se empleaban cuando los otros medios de comunicación fallaban, encontraban siempre difíciles sus desplazamientos.

PLANES PAEA REANUDAR EL ATAQUE (13 DE MAYO)

El fracaso de llegar a Santa María después de los repetidos esfuerzos efectuados durante el U y 12 de mayo, exigía nuevos planes para llevar a cabo un ataque coordinado (mapa N° 16). A las 11,00 h. del 13 de mayo, los Generales Comandantes de las 88. y 85. Divisiones, con sus Comandantes subordinados, el Coronel Champeny, del R. 351 y el Coronel D. Fred A. Safay, del E. 338, se reunieron en el Puesto de Combate de la D. 88 en Minturno, para redactar los planes. Decidieron que el E. 338 y el E. 351 atacarían de nuevo simultáneamente contra los objetivos gemelos, el Cerro – S y Santa María. Pero como el E. 338 había quedado tan debilitado después de sus ataques contra el reciamente defendido Cerro – S, tropas frescas del E. 351 asumirían la responsabilidad de tomar una parte de este cerro llave; se corrieron entonces los límites hacia el oeste; para colocar a las colinas 109, 126 y 128 en la faja del E. 351.

Según este plan, el E. 351 efectuaría ataques a ambos lados del camino del cerro para tomar la altura al este y norte de Santa María. Además, arrojaría a los alemanes fuera del Cerro – S en la colina 109; luego doblaría al norte en esa línea del cerro y tomaría las colinas 126, 128 y Tame. El E. 338 a la izquierda, avanzaría a través del Cerro – S, para tomar la colina 131. El límite derecho del R. 351 fue corrido al oeste, para que el E. 349 pudiese hacerse cargo de la zona del 1. Batallón del E. 351, que se utilizaría para atacar al Cerro – S.

El Coronel Champeny formuló un plan de ataque para el E. 351, que se utilizó para los tres Batallones. Los 2. y 3. Batallones partirían desde sus posiciones a cada lado del camino del cerro, con su flanco izquierdo protegido por el ataque del 1. Batallón contra el Cerro – S. Desde sus bien ganados hoyos de tiradores en "El Estribo", la Compañía E a la izquierda y la Compañía G a la derecha, avanzarían a través de la cresta y alrededor de la orilla este de la colina, seguirían por la ladera a lo largo del costado este del camino y tomarían la altura al este de Santa María. Al mismo tiempo las Compañías I y L, partiendo desde la pendiente de la colina 103, seguirían a lo largo del costado oeste del camino y tomarían la altura al norte de la ciudad. El 1. Batallón debía avanzar desde la hondonada entre el Cerro – S y la altura a lo largo del camino, tomar la colina 109 y luego doblar al norte en el Cerro – S hacia Tame. Las posiciones enemigas fueron debilitadas antes del ataque. A las 12,25 h. tres aviones cazabombarderos dejaron caer seis o siete bombas sobre Santa María y bombardearon violentamente las posiciones enemigas en la ciudad. Unos minutos más tarde, 3 de los 22 FW-190 (Focke-Wulf alemanes) atacantes, atravesaron un cordón de "Spitfires" y P-40, para arrojar varias bombas entre "El Estribo" y Minturno. La única que causó algún daño cayó en el Puesto de Socorro del 3. Batallón, en el sendero detrás del cerro del cementerio, hiriendo a varios hombres. Aunque 110 sin ser perturbadores ni sin dejar de tener valor moral, tanto los ataques -aéreos alemanes como los norteamericanos, no influyeron substancialmente el curso cíe la batalla de Santa María.

A las 14,15 h. algunos destructores de tanques desde el cerro Tufo y la colina Cásale, abrieron fuego sobre las trincheras y las casas en "El Estribo". Este fuego cayó demasiado cerca de la Compañía P, pero como resultó muy eficaz se continuó durante 15 min.. Utilizando la información obtenida por el Capitán D. Gilmer M. Heitman (h.), ayudante del 2. Batallón, que había localizado los puntos fuertes del enemigo y confiando en los proyectiles luminosos de calibre 12,7 para identificarlos, los destructores de tanques hicieron dos o tres impactos directos en los blancos. Para cubrir el ataque del R. 351, el 2. Batallón del Servicio Químico y el 913. Grupo de Artillería de Campaña, ‘apoyados por la artillería blindada, lanzaron varios cientos de proyectiles de humo, fósforo blanco y granadas explosivas de alto poder sobre Santa María y Pulcherini. Las concentraciones comenzaron a Jas 12,25 h.; eran poderosas y estaban correctamente ubicadas.

La hora del ataque del R. 338 y del R. 351 fue fijada original-mente para las 16,00 h. Como el 1. Batallón no podía llegar a su posición de partida a tiempo, el Coronel Champeny le solicitó al Comandante de la D. 88 que postergase el ataque una media hora. Pero esta demora no fue suficiente y entonces el Coronel Champeny pidió que se cambiase para las 18,30 h. El pedido fue concedido, pero la demora se aplicaba solamente al R. 351. En el flanco izquierdo el R. 338 debería partir a las 16,30 h., de acuerdo con la primera demora de media hora.

Las posiciones del este de la cresta de "El Estribo" serían atacadas por la Compañía G. Desde sus posiciones atrincheradas a lo largo del camino hundido, la Compañía G sobrepasaría la Compañía E hacia la punta este de "El Estribo" y luego cortaría camino rápidamente a lo largo de la cresta. Ocupando posiciones en la cima, la Compañía G aguardaría la orden de avanzar hasta lograr entrar en Santa María. La Compañía E, atacando al mismo tiempo, se apartaría del camino hundido y se correría al extremo oeste de "El Estribo" y destruyendo los nidos de ametralladoras allí ubicados, tomaría la altura al este de Santa María. Aunque las dos unidades operaban a poca distancia, varias dificultades, incluyendo el no haber recibido la orden de la postergación del ataque, iban a destruir la coordinación del ataque del 2. Batallón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en TRABAJO PRACTICO. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s